miércoles, 6 de mayo de 2015

Orson Welles

Hoy se cumplen cien años del nacimiento de Orson Welles, en Kenosha, Wisconsin, Estados Unidos. No recuerdo qué fue lo primero que vi de Welles. Quizá fuera "Ciudadano Kane", allá en la adolescencia, seguramente en el programa "La Clave". Y sé que quedé absolutamente fascinado por la película. Ese descubrimiento es de los que marcan para siempre, como leer "Cien años de soledad".

La fascinación que produce en mi "Ciudadano Kane" es de tal magnitud que cada vez que en algún canal de TV la ponen, tengo que terminar de verla, sea desde el punto que sea.



En aquella cada vez más lejana adolescencia leí la biografía sobre Welles escrita por Barbara Leaming donde contaba esa juventud fascinante, en la que influyó una madre que le encargaba resúmenes de obras de Shakespeare para representar en un teatrillo de marionetas, un viaje por España donde se iba de putas o debutaba como matador de toros, la fascinación por uno de sus profesores que podía haber ido a más perfectamente, dicho por el propio Orson, la vuelta siempre a Shakespeare, la propia conciencia de ser un genio, el saber por qué en la escena en la que Kane dice la palabra "Rosebud" antes de morir sus labios están entre la nieve.





Gracias a mis amigos, por un lado quienes nos recomendaron el viaje, por otro quienes nos acompañaron en el viaje, visitamos el Castillo Hearst en California. Ese lugar trasunto del Xanadú de Ciudadano Kane, ¿o era al revés? Disfruté aquella visita como si me estuviera colando en el escenario de la película que más me gustaba.



La leyenda de Welles es mayor que su obra, solamente aparecía unos minutos en "El Tercer Hombre" y parecía una película de Welles.

Podría escribir mucho más, pero sería inútil. Ningún libro puede abarcar la grandeza de Welles. Podría hablar de "Sed de mal", película inquietante y donde saca agua del desierto. Podría hablar de muchas más, pero sería inútil: ningún escrito puede abarcarlo todo, ni siquiera una parte significativa.

En resumen, en el centenario de su nacimiento gracias Mr. Welles por habernos mostrado cómo cambiar las cosas y hacerlas bellas e interesantes.

martes, 5 de mayo de 2015

Aquí sigo

Aunque parezca mentira casi nos hemos cepillado la mitad del año. Ha pasado volando.

El trabajo fue como siempre, pero he tenido una pequeña "suerte", cuando peor se han vuelto las cosas, he sufrido una pequeña intervención quirúrgica y estoy con de baja laboral. Hace ¡seis años! sufrí una pequeña intervención, pero en un lugar muy molesto: el culo... lo malo es que no terminó de cicatrizar bien y lo supe en su momento, pero fui retrasando el momento de volver al cirujano. El año pasado empezó a molestar de vez en cuando, pero me daba mucha pereza meterme en el quirófano y lo fui dejando, otra vez. Una compañera de trabajo me decía de vez en cuando que tenía que ir y rematar la faena. Ella no fue nunca a su colonoscopia y falleció en enero. Así que en cuanto ella enfermó, todos los que en mi trabajo habíamos ido posponiendo yo pedí cita en el cirujano, que me dijo que esta vez iba a ser mucho menos que en la anterior ocasión. Así que hace un par de semanas entré en el quirófano con muy pocas ganas, pero... es el peaje que hay que pasar para estar mejor.

Desde luego ha sido muuuuucho menos que la operación del 2009, pero no deja de ser molesta. Esta vez no tengo que estar con el culo al aire.

En el mes de marzo tuve viajes varios:
1.- Barcelona: viaje de trabajo. Fue satisfactoria, en contra de la tendencia que había hace unos años de ponernos verdes. Por fin se dan cuenta de lo que estamos currando por el público, lo que no siempre es fácil.
2.- Viaje a visitar a mi sobrino a Heidelberg. Preciosa ciudad alemana que visité con un buen guía disfrutando de buena gastronomía. Eso sí, me traje un catarro tremebundo de origen oriental que todavía arrastro. Lo mejor, es que también pude encontrar a
3.- Viaje a Manchester al principio de la Semana Santa. Turismo puro y duro.
4.- Justo antes de la operación un viaje relámpago a la Comunidad Valenciana a tratar de resolver un problema de personal bastante grande. No creo haber resuelto nada, pero sí creo que se han clarificado algunas cosas.

Ahora "reposo", hasta cierto punto y recuperación. Me dijo el cirujano que tengo que estar de baja "hasta que esté cómodo" y también cuando vea que las curas solamente las pueda hacer mañana y noche. A ver qué me dice mañana el médico de cabecera, que tengo que ir a gestionar con él el trámite de la baja laboral.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Falling in love with you


domingo, 15 de febrero de 2015

Interés en la Reina Isabel y su tiempo

Hace un par de días cenamos con la amiga de M. y su marido sueco. En un momento de la conversación sobre series de televisión comentamos el éxito que ha tenido la serie "Isabel" (serie que no he visto, por cierto), y nuestro sueco interlocutor afirmaba sorprendido "cómo se podía haber hecho una serie sobre una época tan oscura de la Historia de España".

A continuación me vi defendiendo vehementemente el interés sobre esa época de la historia: dos personas con una ambición sin límites, una de ellas ejemplo inspirador para "El príncipe" de Maquiavelo, la otra, digna no sólo de series de televisión, sino de unos cuantos libros biográficos; la aventura de la unión de dos reinos con dos filosofías diferentes y la manera de hacer esa unión para no levantar suspicacias; una época en la que se hizo el Descubrimiento de América. Sí, hablé de "Descubrimiento", ante la oposición del nórdico ("¿descubrimiento para quién?", me dijo), la fascinación por Beatriz Galindo, otros personajes como el Cardenal Cisneros, Nebrija, Luis Vives; la inquisición y la nefanda expulsión de los judíos,... vamos, en mi opinión una época apasionante para el futuro del mundo. Calificarla como "oscura" e indigna de interés, me parece una simplificación tonta.

En fin, que sin proponérmelo, me vi defendiendo el interés en esa pequeña parte de la historia donde los españoles, miraban un poco más allá que de sus propias narices y cometían errores pero también enormes aciertos ayudando a construir un mundo más moderno.

Por cierto, tan diferentes y opuestos eran las formas de pensar entre los gobernantes que el Cardenal Cisneros, ante el derroche del joven rey Carlos I le escribió diciéndole que: "... en los meses en que V.A. se sienta en el trono lleva ya gastado más que los Reyes Católicos, sus abuelos, durante los cuarenta años de su reinado."  Como se puede ver, ya entonces había unos gobernantes ahorradores y otros derrochones. Ni la Merkel lo hubiera dicho más claro.




sábado, 24 de enero de 2015

Un año más...

... estamos aquí tras la toma de las uvas (no las veo en Canal Sur porque, entre otras razones, no estoy en Andalucía) y el comienzo de año ha sido. Dejémoslo así, sin poner ningún adjetivo. El año ha comenzado, y punto.

Mis ánimos en vacaciones no han sido muy buenos, como antes de las vacaciones. Sigo drogándome (drogas legales), y al menos duermo, pero los ánimos ahí van. Tampoco ha ayudado mucho el comienzo de año. Las comidas de Navidad de este año fueron más pacíficas que de costumbre, ya que mi cuñaaaaaaao parece que había cambiado de actitud después de los tres meses que tuve en el trabajo "glamouroso". Mi gozo en un pozo, cambió la cantinela de "los funcionarios sois unos parásitos" a "¿qué coño haces tú trabajando tanto y ganando una mierda?".

Lo mejor fueron los Reyes. M. me regaló un cuadro precioso, que ahora no sé dónde poner: en mi casa donde lo disfrutaría entre semana o en su casa, donde queda, indudablemente, mejor y lo vería en fin de semana. El "jodío" sabe incluso cuáles son mis gustos estéticos. (No es este el cuadro, pero es de la misma pintora).



El primer día que fui al trabajo, una de mis compañeras me dijo entre sollozos que "estaba muy preocupada" y traté de animarla creyendo que estaba preocupada por su hijo, que acaba de pasar por una mala racha, pero tampoco le hice mucho caso porque me marchaba al médico con mi madre. Dos días después la operaban de urgencia por un cáncer de colon y una semana después moría por una septicemia sin haber despertado de la anestesia. Esta era una compañera muy cercana, se puede decir que era la más cercana de la oficina. Querida amiga, ¡qué solos nos has dejado!

Unas horas antes de enterarnos de la operación de urgencia de esta compañera, otro compañero de la oficina me venía a decir que su hija de seis años, que había superado un cáncer complicado siendo bebé, había tenido una recaída y los pronósticos eran los peores. En consecuencia, el chico, haciendo gala de una profesionalidad apabullante, estaba buscando quién podía hacerse cargo de una parte de su trabajo mientras esté de baja cuando pongan a su hija en tratamiento. Me gustaría que esos capullos que tanto despotrican de los funcionarios viesen casos como este, que los hay, y no generalizasen tanto. Hay malos funcionarios, lo sé y los sufro, pero también los hay excepcionales.


Esto ha servido para que la actualidad la mire con escepticismo. Ver a los políticos españoles los viejos y los nuevos, no sirve más que para llorar de pena. Rajoy y sus corruptelas que hace como si no ve y como si no las viésemos los demás; Sánchez, diciendo tonterías a diestro y siniestro; Legaz y su ojo clínico para escoger cooperadores; Floriano, ¡ay!, que debe ser tan tonto como parece; Pablemos, que es la Ana Mato de los podemitas; Antonio Hernando, que debe tener dos neuronas, una para hablar y otra para respirar, y ninguna para pensar; el que tiene apellido premonitorio recibiendo millones (de euros) de Maduro ... Es como para exclamar lo que está escrito en el dintel del infierno: "Oh, vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza".

Este fin de semana M. se ha ido a Granada. Una especie de retiro espiritual obligado por el colegio. Así que estoy solo y me estoy dedicando a ver algún capítulo antes de dormirme. Quizá vea con mi madre algún capítulo de "Downton Abbey". Igual que los padres ponen dibujos a los niños para entretenerles, yo le pongo a mi madre "Downton Abbey". La semana pasada la señora Patmore se negaba a hacer un postre porque era nuevo y ella quería ir a lo seguro. Voy a tratar de hacerlo: charlota de manzana. Creo que después de esta semana tan emocional, me puede venir bien estar solo.

martes, 30 de diciembre de 2014

Ni siquiera estoy demodé

Dice Nils que no hay nada más demodé que un blog. Yo ni siquiera estoy demodé. Lo tengo bastante apartado. No tengo muchas ganas de escribir.

Espero que estos días de asueto en estas fechas tan entrañables sirvan para inspirarme y, por otra parte, darme las fuerzas necesarias para teclear.


domingo, 23 de noviembre de 2014

Charanga y pandereta

No me apetece mucho escribir. Llevo unos días en que estoy un poco más tranquilo (¡viva la química!, legal, por supuesto) pero estoy un poco fuera del mundo cibernético. Estas últimas dos semanas llevamos trabajando como negros para acabar el informe que nos encargaron. La prueba de fuego será esta semana y el viernes tuvimos algo de tensión con los plazos.

Mañana es el cumpleaños de M. y ayer hubo celebración de cumpleaños. Uno de los entretenimientos de la noche fue la entrevista a "Francisco Nicolás". Demuestra que seguimos siendo la España de charanga y pandereta, tanto si es cierto como si no lo que contó el "pequeño Nicolás". Muestra de lo ridículo de la situación es que hasta nos creemos que haya algo de verdad en el asunto.












El jueves nos vamos a Londres a ver un concierto de Morrissey. Yo  cogí dos días libres y el viernes es fiesta escolar en Madrid, así que por la tarde volamos para pasar el fin de semana.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Me regañaron

Ayer fui a la piscina. A mitad de sesión se acercó a mi un individuo muy mal encarado y me llamó la atención desde el borde. Me recriminó que le hubiera dado un golpe en el hígado y me regañó por no haberme parado a pedirle disculpas. Le pedí disculpas inmediatamente sin casi saber la razón y se marchó con un gesto despreciativo. No soy consciente de haber golpeado a nadie con fuerza. A veces, en la piscina se roza a alguien de la calle de al lado, pero de ahí a un golpe... Después del episodio lloré, pero como llevaba las gafas no me vio nadie.

Al salir del agua una de las monitoras me preguntó qué había ocurrido y se lo conté. Me dijo que no me preocupase. Fue tan cariñosa que también lloré, me metí en el baño para que no me vieran. ¡Vaya temporada que llevo!

domingo, 9 de noviembre de 2014

¡Cuánto tiempo!

Esa frase que es tan de Castilla (no puedo asegurar que de todas partes): "¡cuánto tiempo!" Pues sí, mucho tiempo sin escribir.

He estado cansado y sin ganas. Mi madre me absorbe las energías y el trabajo no ayuda. No veo a mi madre peor, tampoco la veo mejor, y me da que el próximo invierno va a ser duro. Siento que debo aprovechar para estar con ella, pero, a la vez, me carga muchísimo y no soporto que sea tan dependiente de mi. Me pone de los nervios. De hecho pensé hacer una retirada táctica este invierno, y marchar a casa de M., pero el incidente de septiembre lo ha impedido.

-----------------------------------------------------------------------------

En septiembre me trasladé a otro centro temporalmente para redactar un informe junto con funcionarios llegados de otros ministerios. Lo malo: un horario partido y muy perro lo que unido a que al principio hubo mucha divagación, ha traído como consecuencia que ahora han venido las apreturas de tiempo. Lo bueno: que ahora hemos dejado las divagaciones, vamos al grano y hay materia gris sobre cada reunión de trabajo. Reuniones verdaderamente útiles, verdaderas "brain storm", donde estoy aprendiendo una barbaridad de cosas y donde estoy compartiendo mesa con gente muy bien preparada, casi puedo decir que de las mejores preparadas de la Administración, y yo allí, de "extraño".

Hay un jurista que es un verdadero cirujano de las palabras y los conceptos jurídicos y es un placer compartir con él reuniones en las que expone razonamientos y ¡dudas! Hay otra jurista, pero que ejerce como estratega, que al principio divagaba pero ahora ha destapado su mente como una perfecta organizadora y analista. Otro compañero que además de analizar los problemas de manera envidiable, encima pinta unos cuadros estimables. Y yo allí, de "extraño".

Uno de mis nuevos compañeros, un cachondo, y un verdadero organizador. Otro de mis nuevos compañeros un líder nato, y que ha tenido momentos estelares de análisis de cuestiones complejas, llegando a concluciones que, por el ministerio del que procede, creíamos que nunca iba a asumir. Otro compañero que cada día aporta concoimientos nuevos con la mayor de la naturalidad y un punto de vista absolutamente nuevo para nosotros sobre ciertas cuestiones. Y yo allí, de "extraño".

Pues van y el otro día me preguntan si me he planteado quedarme a trabajar allí definitivamente. Y yo pensaba que eran inteligentes. En fin, que veo que la mediocridad se sigue adueñando de nosotros. Lo peor es que en otras circunstancias lo aceptaría, pero sé que allí desentono (soy un "extraño") y, además, aunque es un centro con mucho potencial, es posible que en la próxima legislatura quede congelado o los empleados actuales relegados. Lástima.

-----------------------------------------------------------------------------

En estas semanas se ha seguido haciendo patente la ineptocracia y cleptocracia que nos dirige, y que creo que es un eco de la mediocridad en la que vivimos (y me incluyo, y disculpen los lectores no mediocres). La historia del pequeño Nicolás, la operación Púnica, con su justicia poética ingresando al "Púnico" en la prisión que inauguró, los viajes de Monago a echar polvos con gastos pagados por el bolsillo del contribuyente (cherchez la femme), etc.


Esta semana se han echado las manos a la cabeza por las encuestas en las que "Pablemos" se sitúa en un lugar envidiado por el resto de partidos: gastando apenas cuatro cuartos en campaña, se la están haciendo los demás, por acción o por omisión. Lo peor, que en lugar de fijarnos en los mejores, nos vamos a los peores.  Prueba más de la mediocridad en la que estamos inmersos.


¿Nos extrañamos de que hagan caso al "iluminado" podemiense? Yo sí me extraño. Una cosa es el desapego a los partidos más tradicionales y otra cosa es echarse en brazos de aquellos que toman como modelo unos regímenes que, en el mejor de los casos, han arruinado a sus ciudadanos. En el caso venezolano hasta hay escasez de paracetamol, y acaban de empezar la importación de petróleo, increíble pero cierto.

Me hice seguidor en tuiter de uno de los círculos de Podemos, bueno, en realidad no sé si son parte de Podemos o son una parodia: se trata de Podemos Nudismo. En el momento en que leí uno de sus tuits me ganaron: "Hay que luchar contra la vestimenta comercial y no ecológica que refuerza el hetero-patriarcado capitalista." Una genialidad.

He aquí una muestra de sus tuits.

-----------------------------------------------------------------------------


Estoy tan cansado que ni leo periódicos ni veo telediarios ¿cuándo? ¿para qué? El horario de trabajo hace que me levante pronto y, al llegar a casa, mi madre absorba mi hora de "expansión".

Todo esto ha provocado mucha ansiedad, insomnio e incluso algún ataque de pánico que me obligó a encerrarme en el baño del trabajo un rato. A lo mejor debería ir al médico.

¿Consecuencia de todo? Unas contracturas en la espalda del copón: dolor de espalda y de cabeza. Estoy fatal. Además, el estómago me lleva dando la lata una temporada, así que el omeprazol se ha convertido en mi aliado.

Me duelen los trapecios y el cuello.

Llevo un par de semanas que apenas voy a nadar: hace dos semanas preparando una importante reunión sobre el informe del trabajo. A eso añadí que mi jefe del trabajo anterior me encasquetó ir a dar una conferencia en Galicia... al volver pasamos un miedo de narices: el avión se agitó como una coctelera.

Cuando voy a nadar sirve de poco, porque lo único que he conseguido es ir una vez por semana en las dos o tres últimas semanas.



-----------------------------------------------------------------------------

Hice una "lobá" y me compré un cuadro. Lo he colgado en el cuarto de estar, justo frente al lugar en que me suelo sentar a escribir estas líneas. Me gusta, me gusta mucho. Es abstracto, ¿se puede decir que es tenebrista? Quizá ahí enganche en cierta medida con El Greco (¡qué pedante me he puesto!), por muy abstracto que sea: esos fondos grises o negros, me llevan a relacionarlo con El Greco aunque esté pintado hace 42 años, solamente. El pintor me gustó desde que vi un reportaje en televisión en la adolescencia. Ahora tengo un pedacito de su arte frente a mi, abriéndose y elevándose.

domingo, 26 de octubre de 2014

Ineptocracia interrupta

Me apetecía hablar sobre la ineptocracia dominante en España, cuyo último exponente y guinda del pastel es el pequeño Nicolás, pero estoy cansado. Muy cansado. Además tengo mucha ansiedad y me he puesto hasta arriba del Serenia (tila, etc) y ná de ná.