viernes, 18 de abril de 2014

Compañía en la soledad

Leí "Cien Años de Soledad" a los catorce. Tomé con cierta reverencia ese tomo que pensé que no iba a aguantar, porque ya se sabe que cuando te alaban tanto algo, resulta ser un coñazo.


Empecé: "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella remota tarde en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo."


Y continué y continué absolutamente facsinado por una historia donde daba por ciertos hechos que eran claramente fantasía, pero eran fantasías donde lo imposible se transformaba en cotidiano, como aquel cura que levitaba gracias al viejo truco de tomar una taza de chocolate.

Recuerdo no poder despegarme del libro en dos días y sentir palpitaciones cuando estaba llegando a las últimas páginas. Recuerdo que en las dos últimas páginas no sentía sólo palpitaciones, sino que me dolía el estómago, veía que terminaba y no quería que terminase.


Pero el libro terminó. "Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o los espejismo) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra."

Resoplé, respiré, seguía con las palpitaciones y el dolos en el estómago. Estaba confuso, anonadado, desbordado. Me sentía como si me hubieran transmitido un gran secreto y sentía como si me hubieran revelado una maldición de todos los hombres, o al menos, a mi, en aquel momento, mi secreto: no tenemos una segunda oportunidad sobre la tierra.

Había un segundo secreto: aquel era mi libro. Aquel que nos marca.

Volví varias veces a releerlo, siempre con miedo de que no me gustara. Temor infundado, siempre me gustó, aunque nunca más volví a sentir aquella angustia.

Revisité muchas otras historias. No aguanté "El Otoño del Patriarca", pero leí, devoré, fascinado "El Coronel no tiene quien le escriba", "Crónica de una muerte anunciada" y algunos más.

Años más tarde me regalaron mis amigos "Vivir para contarla", el primer tomo de su autobiografía. El relato del viaje con su madre a liquidar una herencia es un resumen de "Cien años de soledad", especialmente. Para mi, esas cincuenta páginas son las mejor escritas en español en muchos años. Además, me enseñó que la vida no es cómo uno la vive, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla.

Siempre encontraremos compañía entre tanta soledad, esa compañía está en unos libros escritos por un hombre de un pequeño pueblo colombiano.

lunes, 14 de abril de 2014

Irritable, de series y canonizaciones civiles

Llevamos semanas viviendo la canonización civil de Adolfo Suárez. No me parece mal hacer esta ceremonia de enterramiento con los jefes de gobierno, tal y como se hace en otros países. Seguramente se merece un análisis serio y pausado sobre lo que hizo y lo que no hizo. Sobre sus aciertos y sus errores. En cualquier caso, hay que dejar claro que tenía más categoría que los políticos de hoy.

Y hay que recordar que hizo algo inédito en España: dimitir. Creo que por eso no les gustaba mucho a otros políticos, porque les recordaba, que existe la palabra dimitir y que se puede poner en práctica. De todas formas, hay cosas que nadie le podrá quitar nunca: esta foto.


Ante tanto cariño recuerdo aquellas palabras del propio Suárez hace muchos años: "queredme menos y votadme más".

Cuentan que cuando el Rey le fue a dar el Toisón de Oro a su casa, le preguntó a su hijo quién era y le dijo "este vendrá a pedir dinero". Seguramente, en sus años en diferentes cargos siempre le pedían cosas, especialmente dinero, y se le quedó en la mente que todo el mundo iba a pedirle dinero. Me hace gracia la anécdota porque yo soy un oscuro funcionario y a mi me están pidiendo cosas continuamente, y mi reciente viaje no fue una excepción. Se me acercaban muchos a pedir cosas: documentación, entrevistas, influencia, ...

La ventaja de trabajar en el centro de Madrid es que me dio la oportunidad de ver la peregrinación al Congreso de los Diputados y doy fe que la fila de personas esperando para entrar era larguísima. También me permitió ver parte de la ceremonia en directo ausentándome solamente veinte minutos.


He de reconocer que ha habido algo que me ha gustado mucho: que eligiera como lugar de enterramiento la Catedral de Ávila. Eso de que el entierro sea en una Catedral de una "recia" capital castellana, después de lo olvidada que ha estado, me parece positivo. Me gustaría saber de aquí a un año cómo evoluciona el turismo español en Ávila y saber si se incrementa el número de visitantes de la Catedral.

Eso sí, a mi parecer fallos estéticos hubo muchos. Por ejemplo: ¿no hubiera merecido la ocasión la presencia de los maceros? ¿No se podía haber evitado el uniforme de los policías municipales? Eso de llevar a un tío vestido de sota de bastos, con una maza en la mano, queda muy solemne. Se ve que no estamos acostumbrados a organizar estos eventos pero salió bastante bien, para tener tan poca práctica. (Releo el comentario y ha quedado muy de estereotipo gay, pero ahí lo dejo).


-----------------------------------------------------------------------------

Le compré a mi madre el libro de Pilar Urbano, "La gran desmemoria". No soy muy amigo de comprar un libro como este, pero adivinaba los pensamientos de mi madre: quería el libro. El día que lo traje solamente le faltó bailar.



Hoy uno de los Subdirectores del trabajo me ha dicho que lo ha leído (cosa que me ha sorprendido en un hombre formado como él al que no le pega comprar este tipo de libros), le ha gustado y que ha confirmado sus sospechas: somos unos monigotes en manos de cuatro gatos, y esos gatos, nos toman el pelo continuamente.

----------------------------------------------------------------------------- 

Otra de las series que hemos visto y que se me olvidó comentar en la entrada pasada es "Looking" . Allí he descubierto a un feo-guapo o un feo-atractivo. Me encanta cómo habla inglés y eso que ese acento que tiene me suele resultar bastante repulsivo.



He de decir que los dos primeros capítulos no me gustaron mucho. Es más, el primer capítulo no me gustó NADA. Luego le fui cogiendo gustillo a la historia. Además, hay un capítulo que me pareció muy romántico pero no empalagoso, sino bonito de verdad.



-----------------------------------------------------------------------------

Pues sí, vuelvo a estar irritable y desanimado. Los mejores momentos: los que paso con M.

En el trabajo he tenido dos semanas a mi jefe de viaje por países lejanos y me quedé como encargado del chiringuito. Creo que salí airoso de la prueba, eso sí, supone mucho esfuerzo.

A mi madre le encanta chinchar a la gente y ayer no me resistí a decirle que mi padre era un santo, que yo soy menos santo y por eso me rebelo, pero que tenga cuidado y no pinche a todo el mundo, porque cualquier día le dan un parón como el que me pide el cuerpo, a veces. No soy un buen hijo.

sábado, 12 de abril de 2014

I will survive

Estoy en ello. La música que fue banda sonora de mi niñez, con un radiocasette comprado en Canarias trata de mantenerme a flote.


En verdad, en verdad pienso que nuestro gobierno se ha concentrado en cagarla continuamente y para ello ha juntado a sus mentes más cochambrosas. Mi ligerísimo, episódico, contacto con alguna semi-alta esfera no hace sino confirmar que al menos este gobierno nada en la más absoluta de las inanidades. Es como un bombero que va apagando fuegos, pero que no sabe dónde va, como una gallina sin cabeza.

Lo peor es que las oposiciones no le van a la zaga, y parece que compiten por cagarla todavía más que el gobierno.

Hace unos días me tocó dar una charla en Barcelona. Sin pretenderlo, era la estrella invitada. Una reunión que, en principio, no era destacada se llenó hasta la bandera y ante otros invitados de relumbrón, resultó que las palabras más esperadas eran las mías. No es la primera vez que me llevan a una reunión como víctima propiciatoria: si sale mal me llevo los tomatazos, si sale bien, las medallas se las llevan otros.

Pude rechazar el encargo, pero pensé que si lo rechazaba porque era difícil, me estaba dejando llevar por el conformismo, por la comodidad. Como dijo en su día ese gran pensador, El Cordobés, "Esta noche te compraré una casa... o llevarás luto por mí": así preparé la reunión, expuse las novedades de la mejor manera posible y no me tiraron tomates. De hecho parece que gustó bastante tanto la exposición como el contenido.

Ahí seguí la frase del hombre de moda (Suárez): "La vida siempre te da dos opciones: la cómoda y la difícil. Cuando dudes elige siempre la difícil, porque así siempre estarás seguro de que no ha sido la comodidad la que ha elegido por ti." Esta vez salió bien.

Lo mejor de todo: una noche salí con los amigos de Barcelona y disfrutamos una buena cena y mucha mejor compañía. La noche siguiente tuve cena de compromiso y la verdad es que también disfruté muchísimo: la cena fue en un rastaurante vasco espectacular y no faltó detalle. Me habían hablado muy bien de nuestro anfitrión y la verdad es que no defraudó, tanto en lo culinario como en lo personal.

-----------------------------------------------------------------------------

Llevé el coche la taller: mil euracos. La verdad es que ha salido malo de coj*nes porque ya a  mi padre le tocó hacer alguna reparación costosa. Ahora no estaba para cambios de coche y por eso acepté, pero si vuelve a tener una avería cuantiosa, me lo pensaré muy mucho. Ya tiene 12 años pero solamente 100.000 km. A las dos semanas, otra vez al taller por algo "menor": 60 euros.



-----------------------------------------------------------------------------

Estamos devorando los capítulos de Breaking Bad y ya estamos en la quinta temporada. Vamos relativamente lentos porque los vemos juntos M. y yo. Estamos enganchadísimos.



También vemos "House of cards", que me parece maravillosa, aunque el hecho de que Kevin Spacey hable a la cámara a veces resulta antinatural.

Además, nos ha servido para descubrir un actor con un atractivo bastante salvaje: Corey Stoll. No es el típico guaperas, pero tiene algo.



Ayer vimos la película de Pierce Brosnan, "Mejor otro día". Digamos que me pareció algo decepcionante. Quizá yo esperaba algo más de comedia.

-----------------------------------------------------------------------------

Mi madre va mejorando muyyyyy lentamente. Pero a veces se pone bastante pesada con determinadas cuestiones y con cierta dependencia de mi hermana y de mi, pero yo soy quien vive con ella.

domingo, 30 de marzo de 2014

Juntos

Esta semana hicimos M. y yo unos cuantos años juntos. Me puse a pensar cómo sería una vida sin él, y la conclusión es clara: diferente y muy triste. Era complicado pensar en una vida sin hablar con él, sin verle, sin tocarle. Me siento complementado, mejor dicho, me siento completo. A su lado, el mundo es de otra manera, mucho mejor.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Today I met the boy I'm gonna marry

) )

miércoles, 26 de febrero de 2014

Dolor de cabeza

Llevo desde el domingo por la tarde fatal con la espalda, el cuello y la cabeza. Estoy a base de "drogas" y calor en la espalda. Ayer ya fui al fisio, que me dijo que tenía la espalda muy cogida y me uva una hora y media en sus manos. A ver cómo se desarrolla el día de hoy.



domingo, 23 de febrero de 2014

Plofff

Así llevo una semana: plofff total, como dicen los modernos. Empezó el fin de semana tonto en el que M. no estaba y continuó durante la semana. Incluso un día al volver del trabajo me metí en la cama a las 7 de la tarde. Ni vitaminas ni cafés ni nada me lograba levantar el ánimo. Era como una gripe pero sin dolor ni fiebre. El viernes noche caí rendido en la cama de M. y al despertar me pesaba el cuerpo como una losa.



Así que esta semana no me he enterado de nada más que superficialmente: Ucrania, Venezuela, unos "verificadores" que no verifican. La verdad es que no sé por qué se ha liado la que se ha liado en Ucrania. Lo de Venezuela es una pena: un país enormemente rico que ha sido expoliado por unos y ahora por los cubanos. Lo de los "verificadores" que no verifican es la tomadura de pelo del año y supongo que les habremos pagado todos, como suele ser habitual.

-----------------------------------------------------------------------------

El otro día vi un comentario de Shanks diciendo que tiene misofonia pues le disgusta escuchar cómo mastican o beben otras personas. Ahí me acordé de lo que me disgusta escuchar a otras personas en el metro por las mañanas. Me dan ganas de echarlas del vagón. Tengo un compañero de la oficina que cuando me lo encuentro es como una ametralladora y habla sin parar, lo que me pone de los nervios, aunque solamente solemos coincidir en dos estaciones. El otro día imaginaba con placer mi dedo justiciero echando del vagón a dos señoras que no paraban de parlotear como gallinas en celo (¿tienen celo las gallinas?).

Luego recordé un comentario de una conocida sobre la película de Robert Redford "All is lost". No descubro nada si cuento que en esa película no hay otro actor más que Redford, que es un navegante solitario y dice seis palabras en toda la película, con lo cual prácticamente da igual verla en versión doblada que en versión original.



Pues bien, una conocida me dijo que a las mujeres que habían visto la película les sorprendía que Robert Redford no habla consigo mismo, ya que ellas estarían TODO el tiempo haciéndolo. "¿Dónde he puesto la carta?" "¿Qué le pasa a la radio?" "¿Funcionará la bomba?" "¡Vaya nubes se acercaaaaaaaan!" Definitivamente somos muy diferentes.

-----------------------------------------------------------------------------

Acabo de escuchar en los informativos que ayer se vivieron "momentos dramáticos" por la caída del servicio de Whatsapp. Creo que debemos cambiar nuestra escala de valores y, desde luego, los periodistas deben poner más cuidado en la elección de los calificativos en las noticias.

-----------------------------------------------------------------------------

Esta semana debo llevar el coche a revisión. Está haciendo un ruidito que me pone de los nervios (y no es misofonia). Suena como el ruidito que hizo hace unos años, y que costó una pasta arreglarlo, por cierto. Si al menos hubiera alguien de buen ver…

domingo, 16 de febrero de 2014

Un fin de semana a solas

Este fin de semana M. se ha ido a una "actividad" del colegio fuera de Madrid. No ha habido buen ambiente en su cole unos días porque les han obligado a ir todo el fin de semana. En otros cursos, concentraban estas actividades en una semana de julio en el propio colegio, pero esta vez les ha dado por fragmentarlo en tres fines de semana fuera y ha habido su tira y afloja.

Me he dedicado a no hacer nada extraordinario. Ayer estuve "raro", es más, estuve "muy raro". No estaba con ganas de hacer nada, como si tuviera gripe, pero al final no ha eclosionado el virus en mi cuerpo. Quizá sea que la semana de trabajo fue cañera, y eso que el lunes lo tomé libre, aunque aproveché para ir con mi madre al médico. Hubo buenas noticias: el neurocirujano le ha dicho que de su operación esá perfectamente. El de medicina interna le dijo que los análisis van mejorando así que le cambió alguna pastilla y le redujo la dosis de otra. Y del problema urológico, va mejorando ostensiblemente.

Ayer vi la película "Don Jon", nada destacable. El protagonista tratando de ser un tío buenorro, pero le falta algo. A ver, está bien, pero no sé, no me convence.

Por supuesto, Scarlett Johansson está espectacularmente guapa, vamos, que me gusta hasta a mi.



Otra desilusión ha sido ver la decadencia de Tony Danza.


Lo mejor es ver a Julianne Moore.



Por otra parte, acabé de ver la primera temporada de "Bates Motel". Quiero que llegue YA la segunda temporada.


domingo, 9 de febrero de 2014

Retorcidos del mundo

He vivido en carne propia a un funcionario retorcido. Hace un par de semanas teníamos que haber entregado unos informes pero dependíamos de los datos que nos tenía que suministrar un funcionario de edad y que ha resultado ser más retorcido de lo que pensaba.

La semana pasada hartos de la espera, mi jefe me encargó que le pidiera los datos que tuviera y "como los tuviera" y el muy cabr*n nos envió un taco de datos de unos 1000 folios diciendo que estaban incompletos. Ante esa avalancha decidimos que se enviaban los datos como estaban y que sea lo que Dios quiera. Pero topamos con una proba funcionaria secretaria (encima es un encanto) que empezó a escanear los folios y se dio cuenta de que eran una verdadera mierda. Páginas en blanco, tablas cortadas, hojas y hojas con datos igual a cero, etcétera.

Elevamos una consulta a mi jefe, montamos en cólera y al funcionario cabr*n le pedí los datos electrónicos. Me dijo que ¡no los tenía él! y se negó a decirme quién los tenía. Me enteré cuando, CUATRO horas después, "la persona que los tenía" me los envió por correo electrónico.

Por curiosidad, el viernes por la tarde me puse a preparar las tablas. Tomé el primero de los tres archivos que me enviaron. Tardé UNA HORA en dejarlo listo. Es decir, en cuatro horas de trabajo (tres para preparar las tablas y una para hacer el informe) se podía haber resuelto todo y llevamos 10 días de retraso.

Hay gente que debería jubilarse YA.

-----------------------------------------------------------------------------

Sigo con los sondajes a mi madre, cada vez lo hago mejor (creo).



-----------------------------------------------------------------------------

El próximo fin de semana M. se va a una actividad de fin de semana organizada por su colegio para los profesores nuevos. Hubo un poco de mal ambiente porque no les apetece salir de Madrid (es que lo hacen a 5 horas de aquí) y porque sacrifican TODO el fin de semana. Otros años esas actividades las iban repartiendo en tardes o en sábados durante el curso, de manera que se hacían menos duras, pero este año las monjas han decidido concentrarlo y usar conventos de otras provincias. También hay que decir que algún profesor se ha encargado de sembrar cizaña, cosa que no me ha parecido nada bien. Ya le he dicho a M. que se lo tome bien y ya está. Hay cosas muuuucho peores. Aprovecharé el fin de semana para seguir ordenando.

-----------------------------------------------------------------------------

Estoy consiguiendo mi objetivo piscinil. Todo un logro. Cada vez que voy noto que mejoro en el estilo y que el cuerpo me pide aumentar el tiempo dentro del agua y la distancia. Eso sí, necesito que llegue mejor tiempo porque el invierno lo llevo fatal.



sábado, 1 de febrero de 2014

Enganchado a series

Estos días a mi madre le han quitado la sonda, ya que hace pis "perfectamente", aunque no termina de vaciar la vejiga. Por eso, hay que introducir un pequeño catéter tres veces al día para asegurarnos de que ha vaciado la vejiga. El primer día se me dio muy bien, el segundo día fatal, ayer de maravilla, hoy fatal,… a ver si voy aprendiendo. Pero hoy tuve que llamar a mi hermana para ver si ella tenía mejor mano que yo.

-----------------------------------------------------------------------------

Mientras tanto he aprovechado la tableta que me regaló mi cuñaaaaaaao (una vieja que tenía él en casa) para meter series e irlas viendo en el metro. Aunque me di cuenta que mi trayecto en el metro casi no es suficiente para un capítulo de veinte minutos.

La primera serie que grabé fue "Vicious". Solamente se me ocurre un calificativo: maravillosa. Un ejemplo de cómo un buen guión y unos actores grandiosos, dan vida a una serie en un decorado prácticamente único. Es del tipo "Los Roper" pero con una pareja gay. La pareja está formada por dos actorazos: Ian McKellen y Derek Jacobi. Un verdadero placer escuchar cómo dialogan en inglés y cómo se mueven frente a la cámara.



Los otros actores que intervienen son el vecino joven y ¿guapo? (Iwan Rheon, que salía en Misfits),


la amiga añosa salidísima y unos ancianos a los que invitan de vez en cuando.




Lástima que de momento solamente han rodado una temporada de 7 capítulos, aunque hay prevista una segunda temporada.

-----------------------------------------------------------------------------

También me enganché a "Bates Motel". Está basado en el personaje de Norman Bates de la película Psicosis, y cuenta la historia de su adolescencia trasladada a la época actual. Está muy bien desarrollada la historia, la madre de Norman hace un papel fantástico y el actor que representa a Norman Bates ha debido estudiar al milímetro la gestualidad de Anthony Perkins.


La trama está bien construida (al menos en los capítulos que he visto) y además, tiene el aliciente de ver a dos rubios que están muy bien (y no me suelen gustar los rubios, al contrario que a mi admirado Nils): Mike Vogel como policía (está tan guapo con barba como sin barba)



(por favor, cómo está aquí…………….)



y Max Thieriot, como medio hermano mayor, y algo turbio, de Norman Bates



-----------------------------------------------------------------------------

Por otra parte, M. y yo seguimos desgranando juntos, semana a semana, los episodios de Breaking Bad. Expectantes ante cada giro argumental y ante cada escena. Vamos "solamente" por la tercera temporada (son cinco).